viernes, 31 de diciembre de 2010

la espera

LA ESPERA

Sillas vacías, minutos y meses,
segundos y ceniceros llenos de colillas,
consumidos,
consumiendo el tiempo.
Vacío,
 en el vaso lleno.
Miradas cruzadas,
movimientos continuos,
tormentas de relojes,
los timbres callan,
ya no suenan,
ya no suena nada,
y continúan los años fundidos en sentimiento,
en agua salada,
tengo sed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario